La dimensión Postdigital ( I )

POST-DIGITAL

Escribir sobre el concepto Postdigital era algo que tenía pendiente. Aunque me sigue pareciendo un tanto confuso, vago e impreciso, no tengo la menor duda de que progresivamente tomará relevancia en los años venideros. En la actualidad suena como algo novedoso para muchos y quizá no tendría por qué ser de otra manera ya que “apenas”, hace poco más de una década, apareció el término, justo cuando el concepto digital comenzaba a hacer estragos a escala mundial.

Parece que lo postdigital tiene un basto territorio aún por explorar. No se ha dicho lo suficiente sobre ello, es posible que sea más que un concepto transitorio. Por esta razón tiene sentido retomarlo, explorarlo e indagar en su pertinencia actual. Para mi cobra relevancia, me es promisorio, porque me permite describir el contexto de una de mis investigaciones en curso. No obstante, no para todos será de interés. Como sea, este espacio es para hablar de lo que me interesa, así que si compartimos el interés por la noción postdigital, los invito a que sigan leyendo, advirtiendo de antemano (como probablemente han podido intuir) que esta vez el artículo lo trabajé por partes para facilitar su comprensión y no hacerlo tedioso.

El origen del término postdigital

Untitled (5), 2008, by Richard Dupont – Out of Hand. Materializing the Postdigital

La primera información que encontré sobre postdigitalismo (y la que hay en mayor cantidad) tiene que ver con su sesgo artístico. Al parecer la noción postdigital se ha cultivado, y hasta cierto punto representado y concretado, en torno a expresiones artísticas. Out of Hand. Materializing the Postdigital es buen ejemplo de ello. Para Ron Labaco, curador de la exposición y autor de este libro, lo postdigital gira alrededor de la siguiente idea:

The Digital Revolution is the change from analog mechanical and electronic  technology to digital technology that has taken place since about 1980 and continues to  the present day. Implicitly, the term also refers to the sweeping changes brought about  by digital computing and communication technology during the latter half of the 20th  century. Analogous to the Agricultural Revolution and Industrial Revolution, the Digital  Revolution marked the beginning of the Information Age.  In the context of Out of Hand, post-digital refers to the art, design and architecture that  resulted from the digital revolution. Therefore, the work in the exhibition is part of the digital age.

Esta perspectiva pone en evidencia una práctica histórica: representar, conocer y reconocer el mundo (el estado de las cosas) a través del arte. De hecho, varios textos (1234-etc) apuntan que el término postdigital fue introducido por Kim Cascone, músico e investigador acotado al ámbito artístico/digital, quien en el Computer Music Journal del MIT, en su edición de invierno del año 2000, escribió un artículo titulado The Aesthetics of Failure: “Post-Digital” Tendencies in Contemporary Computer Music.

Cascone comenzó el artículo con la siguiente cita:

The digital revolution is over. [Beyond Digital (1998)Nicholas Negroponte]

El epígrafe de Negroponte, afirma Cascone, lo inspiró para referirse a lo postdigital como un género emergente, debido a que el periodo revolucionario de la era de la información digital había pasado. De aquí surgió la idea de una condición progresista al digitalismo, que pretende hacer alusión a las fallas de un sistema tecnocéntrico. Pero hay más que decir del artículo de Cascone, en el cual menciona…

The “post-digital” aesthetic was developed in part as a result of the immersive experience of working in environments suffused with digital technology […] But more specifically, it is from the “failure” of digital technology that this new work has emerged.

Cascone retoma desde el ámbito musical los errores de sistema de las tecnologías digitales, los cuales devienen en la denominada glitch music, género que se desarrolló a través de la captura del chirrido de los ventiladores de los ordenadores, las impresoras láser, los sonidos de las interfaces de usuario, la vibración de los discos duros, etc. Lo importante aquí, más allá de la estética a la cual hace referencia fragmento anterior, es que dentro del concepto postdigital quedó impregnada la idea de que la tecnología ha fracasado debido a que es imperfecta y nuestro control sobre ella es una mera ilusión. En síntesis, critica la sobrevaloración de la tecnología.

Asimismo, en el año 2000, aparece un libro escrito por Robert Pepperell y Michael Punt llamado The Postdigital Membrane: Imagination, Technology and Desire. De cierta forma, The Postdigital Membrane es el resultado de una línea de investigación que nos lleva a 1995, cuando Robert Pepperell publicó The Post-Human Condition, manifiesto que habla de la intrincada relación entre el humano y la tecnología, describiendo como la imaginación, que anteriormente era entendida como un contrapunto de la realidad, parece cada vez más su continuo.

En la introducción de The Postdigital Membrane los autores argumentan que…

The intellectual restrictions of the digital paradigm are now becoming unavoidable, not least since it insists on the reduction of continuous reality into discrete binary units […] It may be that, in the postdigital era, we are ready to accept a deep continuity between all things that appear to be separate. In particular, the continuity between human and machine will no longer seem fantastic and, indeed, can be regarded as being well established […] The term ‘Postdigital’ is intended to acknowledge the current state of technology whilst rejecting the implied conceptual shift of the ‘digital revolution’.

Con un tono más humanístico que artístico, los autores replantean la relación entre ser humano y tecnología, ahora entendida a través del postdigitalismo. Rechazan el reduccionismo implícito en los procesos digitales al mismo tiempo que distancian el digitalismo de la tecnología; es decir, aceptan la tecnología (en su justa dimensión, no más) pero no la lógica que conlleva el digitalismo. En contraposición, especulan acerca de una lógica postdigital, que da continuidad a la relación ser humano-tecnología mediante la integración de lo físico y lo virtual, lo que de cierta forma daría unidad a nuestra percepción sobre el mundo.

Otro de los argumentos del libro es que el espacio-tiempo postdigital es el eterno presente [Figure 2], entendido como una constante que media nuestra concepción de los acontecimientos pasados y futuros [en contraposición a la concepción de espacio-tiempo lineal expuesta en la Figure 1]. El rechazo al futurismo, implícito en esta concepción del espacio-tiempo, evita que caigamos en utopías tecnológicas que mantienen nuestra atención en el “porvenir” y que implícitamente manifiestan una negación constante del presente. El punto crítico aquí es no vivir ofuscados por la tecnología digital, ya que eso no nos permitirá vincularla con su contraparte analógica y apreciarlas como un continuo que enriquece la experiencia en vez de reducirla.

hkhkashkdjashd

El espacio-tiempo postdigital

En el mismo año en que Cascone y Pepperell publicaron sendos trabajos, sostuvieron una somera conversación en la que compartieron apreciaciones sobre las implicaciones de este concepto recién gestado que pronto empezaría a adoptarse desde otras perspectivas, como veremos en la segunda parte de este post

Anuncios

Un comentario en “La dimensión Postdigital ( I )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s