VR Porn & Cybersex: aproximaciones a una revolución de lo virtual (parte 1)

La accesibilidad tecnológica está modificando nuestra manera de percibir y entender el mundo y, por ende, las relaciones sociales que establecemos en él. Hoy hablaré de un hecho actual a este respecto: pornografía en realidad virtual y cibersexo. Ambos manifestaciones de algo interesante que está aconteciendo, relacionado con el camino de las sociedades hacia una virtualidad más inmersiva.

Las consecuencias son, por ahora, meramente especulativas, no obstante, creo no equivocarme al pensar que este fenómeno da pie a un complejo proceso de transformaciones progresivas contundentes y, como nos lo ha demostrado la experiencia previa, difícilmente reversibles. Veamos como el VR Porn y el Cibersexo nos pueden aproximar a una revolución de lo virtual.

Del laboratorio al porno

Prácticamente todos hemos escuchado o leído alguna vez el término “Realidad Virtual” (RV). Los llamados millenials, nacidos en las dos últimas décadas del siglo XX posiblemente estén familiarizados con él. La RV nos sorprendió mediáticamente en los años 90, pero trajo consigo una gran decepción porque su discurso estaba por encima de sus posibilidades reales. Técnicamente se hallaba limitada por la baja potencia de los procesadores gráficos, así como por las rudimentarias técnicas de representación virtual. A su vez, el hardware implicaba un alto costo financiero que pocos podían costear por lo que, en definitiva, no era asequible para la mayoría.

Por estas razones pasó largo tiempo en los laboratorios y apenas tuvo manifestaciones comerciales atractivas para el cliente, se podría decir que mantuvo una especie de anonimato. Fue hasta el año 2012, cuando Palmer Luckey,  inventor de Oculus Rift, vuelve a colocar a la RV en el escenario tecnológico, pero ahora dotada de las características necesarias para llevarla a otro nivel. Estas nuevas circunstancias hicieron que Mark Zuckerberg, creador de Facebook, adquiriera la compañía Oculus VR en 2014, por la extraordinaria cantidad de 2,000 millones de dólares. Esto nos habla del potencial que Facebook, uno de los gigantes de Sillicon Valley, observa en el desarrollo de la RV vigente.

Ela Darling grabando VR Porn con un par de cámaras GoPro

Ela Darling grabando VR Porn con un par de cámaras GoPro

A raíz de la aparición y éxito de Oculus Rift, comenzaron a surgir opciones similares de hardware en el mercado. Asimismo, como ocurre normalmente, se desataron una serie de experimentos en lo relativo a la producción, aplicación y distribución de contenidos de RV en diversos sectores, entre ellos la industria de los videojuegos. Poco después la industria audiovisual, con tradición en el desarrollo de efectos especiales, aplicó técnicas de grabación en 180° y 360° con la finalidad de generar material inmersivo para tecnologías de RV. El resultado, como se imaginarán, fue el detonante para dar un pequeño paso más y llegar al VR Porn (Pornografía en Realidad Virtual) ya que, con mucha claridad, esta industria entendió las posibilidades que tenía enfrente y ahora ha comenzado a experimentar con ellas.

Camino hacia el hiperrealismo

 

El video anterior nos da un muestra del hiperrealismo visual al que hacemos referencia: figuras humanas detalladas y texturas realistas. Estas proporciones naturales del cuerpo y las minuciosas imperfecciones de la piel se logran mediante técnicas de escaneo en 3D que, como pueden observar, permiten replicar la apariencia física tan pulcramente que reinventan nuestra noción de “avatar”. Ahora es posible ver a actrices porno clonadas digitalmente, como se puede observar en el siguiente video.

Una vez desarrolladas las tecnologías de visionado para alcanzar estos niveles de realismo gráfico, fue necesaria la construcción de un entorno virtual inmersivo que pusiera al usuario en el centro de la experiencia. Para ello se retomó el concepto de POV (Point Of View o punto de vista) que crea la ilusión de subjetividad en el espectador, permitiéndole autopercibirse como actor de la acción y no un simple observador. Podemos decir entonces que el VR Porn se experimenta en primera persona, tal como se aprecia en la primera imagen del post.

Ahora bien, en lo referente a su producción podemos decir que actualmente el VR Porn existe bajo dos posibles soluciones tecnológicas:

  1. Basado en una construcción digital completa del entorno virtual. Se modelan en 3D tanto los personajes (actores, actrices usuario) como los escenarios para generar un ambiente inmersivo.
  2. Basado en videograbación inmersiva. Se captura el entorno real, actores y actrices, mediante técnicas de grabación multicámara (VR Film 180° – 360°) que simulan un ambiente inmersivo.

*Ambas soluciones hacen uso de la construcción de sonido holofónico (3D) para generar una sensación más inmersiva en el usuario.

Les adelanto que en la segunda parte de este post hablaremos de otros inputs sensoriales que contribuyen en la construcción de una simulación más realista. Entre ellos están los dispositivos hápticos (del tacto) y unos muy específicos que no podrían faltar en el cibersexo: los teledildonics.

Los resultados de una primera fase

Las reacciones lo dicen todo. Tanto jóvenes como gente de edad avanzada reaccionan inevitablemente a estas nuevas condiciones de Realidad Virtual. Para bien o para mal, a favor o no de este tipo de experiencias, podemos observar cierta satisfacción en el proceso de simulación de la realidad que ahora, a diferencia de los años 90, parece comenzar a cumplir expectativas.

En lo que respecta al VR Porn, es evidente que ha sabido explorar esta nueva condición tecnológica que, por cierto, le viene como anillo al dedo. Nunca se pudo recrear una experiencia en primera persona tan verosímilmente como ahora. Como consecuencia de ello, cada vez se abren más sitios dedicados a tratar temas y contenidos de esta índole, como VRSexLab.com o VRtitties.

Al día de hoy hallamos renovados intentos de socializar y comercializar la RV a través del VR Porn pero, quizá en un futuro cercano, se adopte de tal manera que podamos comunicarnos en Facebook, o dentro de Internet en general, a través de interfaces virtuales totalmente nuevas. Las posibilidades, que son vastas, quedan abiertas a la experimentación social.

En la segunda parte de este post hablaremos de Cybersex, el complemento perfecto para las experiencias de Realidad Virtual que propone el VR Porn.

¿Qué opinas de este tipo de experiencia, te animarías a probarla?

Anuncios

4 comentarios en “VR Porn & Cybersex: aproximaciones a una revolución de lo virtual (parte 1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s